Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Miércoles 19 de Enero 2022
UnidadInvestigación
| | |

Óscar Troyo, de la cámara al escenario

Óscar Troyo. FOTO: Especial

Óscar Troyo. FOTO: Especial

14 de Diciembre 2021

Leslie Delgado

Reza la frase dicha por el director de cine Alejandro Amenábar; “Un director tiene que buscar desafíos, ser creativo, casi rozar la locura y sobre todo, ser muy práctico”, el arte representa para Óscar Moreno Terrazas Troyo una exploración constante del ser y de lo que lo rodea.

A través de su carrera artística enfocada en las artes escénicas ha logrado trascender internacionalmente mostrando al mundo sus 11 cortometrajes a los cuales define como un aporte cultural. Su interés por el cine nació cuando cursaba la preparatoria, poco a poco fue descubriendo lo que la industria hollywoodense ofrecía.

“En la etapa de preparatoria empiezo a descubrir estas películas que ya son casi un cliché de varios directores (…) y justamente es eso las sensaciones que te causan, los mundos a los que te lleva, pero sobre todo eso lo que causa el cómo provocar esos sentimientos en los demás y con un grupo de amigos que aún conservo que ahora tienen la Muestra Intergalactica empezamos a jugar a hacer películas y poco a poco quisimos hacerlo más serio, siempre hemos tenido esa limitación de que aquí no hay una industria cinematográfica, no hay equipo y tanto personal que a la vez es un beneficio para la creciente industria”, narró.

Posteriormente sus planes de convertirse en director de cine se mantuvieron a flote tras culminar la educación media, en primera instancia tenía el sueño de asistir a la Escuela Nacional de Artes Cinematográficas en Ciudad de México, pero luego de evaluarlo y con apoyo de su abuela logró trasladarse hacia Argentina donde cursó la carrera en dirección cinematográfica por al rededor de un año y medio.

“El primer curso que tomé de cinematografía fue en la preparatoria y de ahí nació parte de mi amor por el cine era un curso de un chavo que era director de cine y que había estudiado en Guadajalara, Jalisco a partir de ahí quise ir a la UNAM a estudiar cine, pero es prácticamente imposible entrar siendo alguien normal, se abrió la oportunidad de irme a Argentina a estudiar allá porque era más económico en ese momento estar en una universidad privada que estar en Ciudad de México, estuve un año y medio estudiando en dos universidades distintas”, detalló.

Saltillo y la industria cinematográfica naciente

Desde su perspectiva, el también docente considera que la capital coahuilense tiene una industria cinematográfica relativamente nueva, sin embargo es poca la gente que apuesta por realizar producciones a mayor escala es por eso que a través de su aporte como académico opina que hace falta arriesgarse por apoyar a la creatividad y lo que puede significar culturalmente para la entidad.

“Yo creo que todos los que nos dedicamos de cierta forma a la producción cinematográfica hemos empujado desde nuestra área a hacernos notar, decir aquí estamos y queremos hacer cine y podemos hacer cine creanos y poco a poco haciendo ruido se ha abierto la posibilidad de participar en convocatorias como la que tiene la Secretaría de Cultura que es el desarrollo y proyectos cinematográficos y hemos luchado para que se vea el cine local e internacional para aprender lo que se hace en otros lados para vernos a nosotros mismos nuestras capacidades cinematográficas. Tenemos que hacer ruido para que nos vean y demostrar también que vamos mejorando para que crean en que se pueda invertir en el cine porque puede haber un gran negocio y puede desarrollarse una industria como en Monterrey, Nuevo León o como en otros países”, expresó.

“Es muy difícil ser actor, requiere de cuestionarte a ti quién eres, tu identidad, tus emociones”, comentó.

Otra de las facetas que realiza Óscar Troyo es la de ser actor desde hace nueve años en donde ha participado en múltiples obras que suponen un reto personal por la complejidad que puede llevar el interpretar a diversos personajes, en este sentido ahondó que este aspecto le ha brindado muchas satisfacciones.

“El teatro me ha dado mucho y sobre todo me ha dado la perspectiva que puede lograr el arte cuando es honesto, cuando una película se hace desde el corazón y la experiencia no tanto de un proceso sino desde lo sensible, en mi formación académica llevaba clases de teatro permanentes y ahí aprendí a ser como consciente de gestos, de mi respiración de mi mismo y como de estar alterado puedo relajarme y sobre todo del juego que es asumir otras personas y otros mundos y con los mismos compañeros que hacia cine, hice teatro”, comentó.

“Mi primer obra se llamaba Belice y la realicé con Antonio Villarreal y ahí me encontré con un reto personal porque mi personaje me recordaba a una situación muy personal y a través del arte busque hacer terapia e irme deconstruyendo es una forma de analizarte a ti mismo y sobre todo encontrar que traes dentro para sacarlo por medio del quehacer artístico y de eso ya fueron nueve años, sigo haciendo teatro, aprendiendo y tratando de ser más libres porque el teatro es una forma de vida que busca quitar limitaciones y poder disfrutar la vida es una terapia muy buena y creo que también se logra una empatía con un público que no te conoce y es una especie de unión muy bonita”, agregó Terrazas Troyo.

¿Se puede vivir del arte?

Actualmente el vivir del arte puede ser complejo y más sin los apoyos que el gobierno federal ha recortado para promover la cultura en los estados, a esta situación se suma la falta de prestaciones y garantías que padecen los artistas. Ante esto propone de nueva cuenta, que la iniciativa privada invierta en el cine local.

“Como potencial creador si alguien quiere dedicarse al arte yo les diría que el dinero no es todo hay cosas que te satisfacen mucho más que tener un sueldo seguro en una empresa porque el arte es una exploración constante, te lleva a lugares distintos. Es cierto que los artistas carecen quizá de una seguridad social, no tienen un sueldo fijo deberia de existir un programa por parte del gobierno o iniciativa privada que confíe en los artistas y puedan ofrecer posibilidades de crecimiento y de creación de productos para dignificar el trabajo que hacen porque muy pocas personas se atreven a lo que requiere ser director o actor”, sugirió.

Al concluir, el director expuso que Saltillo es un mercado potencial para hacer cine; “queremos traer cine, queremos profecionalizarlo aquí en el estado y han habido esfuerzos muy buenos, pero queremos seguir empujando precisamente para que la inciativa privada y pública vean que se puede inveretir en el cine y se puede retribuir económicamente y sobre todo el valor cultural” finalizó.