Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Jueves 28 de Octubre 2021
UnidadInvestigación
| | |

Oculta Guadiana dinero en paraísos fiscales

Armando Guadiana rindió este domingo su tercer informe Legislativo desde el paraninfo del Ateneo Fuente, en Saltillo. Foto: Especial

Armando Guadiana rindió este domingo su tercer informe Legislativo desde el paraninfo del Ateneo Fuente, en Saltillo. Foto: Especial

04 de Octubre 2021

La lista de políticos mexicanos incluye a personajes cercanos al presidente López Obrador

REDACCIÓN

El senador por MORENA, Armando Guadiana Tijerina, aparece en una lista de personajes mexicanos señalados en una investigación periodística por recurrir a empresas de papel, fideicomisos opacos y maniobras financieras para trasladar sus fortunas a jurisdicciones offshore, también llamadas paraísos fiscales, lejos del alcance de las autoridades hacendarias México.

La investigación, difundida por el periódico El País, señala que en los llamados Papeles de Pandora, aparecen además los nombres de Julio Scherer, exconsejero jurídico de la Presidencia; Jorge Arganis Díaz Leal, secretario de Comunicaciones y Transportes; el senador Armando Guadiana, y Julia Abdala, pareja de Manuel Bartlett, titular de la Comisión Federal de Electricidad, entre otros. 

Con respecto al senador por Coahuila que este domingo rindió su tercer informe de actividades, el artículo señala: “El senador Armando Guadiana, del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el partido en el Gobierno, también aparece junto a su familia como cliente de Stanford. El político, conocido por sus negocios en el sector carbonífero en el norte del país, abrió en 2007 un fideicomiso en las Islas Vírgenes Británicas llamado The Hawaii Trust, que tenía como propiedad 50 mil acciones de una empresa llamada Atlantic Industries International Limited. La estructura fue creada a través del agente Alcogal con un depósito inicial de 250 mil dólares y el senador aparece como el único beneficiario hasta su muerte, momento en el cual sus cuatro hijos pasan a ser beneficiarios en partes iguales, según solicitó él mismo al agente.

Guadiana reconoció en entrevista con los autores de la investigación la creación de la estructura para un proyecto minero en Colombia, pero ha asegurado que no invirtió en ella y solo nombró a los hijos “como nombra uno al papá, al hermano o a cualquier otra persona”. Aunque en los documentos realizados con el agente financiero dijo tener un patrimonio de 28 millones de dólares, Guadiana ha explicado que su declaración patrimonial no registraba ese monto por “error” de sus contadores. “Me atonté en el asunto de la Declaranet”, dijo en referencia al sitio web donde realizan las declaraciones patrimoniales los funcionarios públicos.

 

AFIRMA GUADIANA NO HABER LEÍDO AÚN LA INVESTIGACIÓN

Consultado al respecto, el también ex candidato por Morena a la alcaldía de Saltillo omitió dar una respuesta, argumentando no haber tenido aún la oportunidad de leer la investigación y se comprometió a emitir una postura este lunes. Más tarde, su oficina de prensa emitió un mensaje en el que señala que “se analizará toda la información técnica correspondiente con el equipo jurídico y contable. Una vez que se realice este ejercicio, con todo gusto emitiré una postura oficial”.

El artículo menciona también al ex gobernador Enrique Martínez y Martínez, sobre el que señala: “En la cartera de clientes de Stanford también figuraba Enrique Martínez y Martínez, exgobernador de Coahuila y secretario de Agricultura con Peña Nieto, con dos fideicomisos estadounidenses: Jardines del Santo Cristo de Saltillo Trust y MYM Generaciones Trust. Su hermana, su esposa y sus tres hijos se enlistan como beneficiarios de ambas estructuras fiduciarias, según los documentos de Alcogal, la segunda fuente más grande de archivos en la filtración. 

En una carta, Martínez y Martínez ha respondido que buscaba tener “una inversión segura en dólares” y un “rendimiento competitivo”. El político asegura que no incluyó estos bienes en sus últimas declaraciones patrimoniales porque el fraude de Stanford representó un “fuerte quebranto” para su patrimonio familiar y porque el banco ya se había declarado en quiebra, por lo que nunca pudo recuperar ese dinero. “Si hubiera alguna falta no ha sido intencional ni con propósito de omitir el cumplimiento a una obligación”, detalla.