Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Domingo 28 de Febrero 2021
UnidadInvestigación
| | |

La vida después de padecer coronavirus

Foto: Especial

Foto: Especial

04 de Febrero 2021

No todo termina al vencer la batalla contra el virus, hay quienes sufren secuelas que van desde fibrosis hasta psicosis

 

REDACCIÓN

 

Con más de 53  mil casos recuperados de esta enfermedad, dos de cada diez pacientes habrán padecido síntomas graves que no solo los pusieron en riesgo de muerte sino que mantienen secuelas que van desde la fibrosis pulmonar, el cansancio, afecciones preexistentes agravadas, ansiedad, miedo, hasta psicosis y efectos colaterales aún no cuantificados.

 

Así, más de 10 mil 600 coahuilenses, más del doble de las víctimas fatales del Covid-19 en el estado, padecen ahora las afectaciones de una enfermedad cuyos efectos aún no se cuantifican y mucho menos, se tratan.

 

 

TE CANSAS, NO PUEDES RESPIRAR 

Elizabeth Recio Treviño, tiene 55 años de edad. Originaria de San Pedro de las Colonias actualmente vive en Torreón donde trabaja en el Centro de Salud “Isauro Venzor” en Gómez Palacio, Durango. Se desempeña como encargada del Programa de Detección de Cáncer Cérvico Uterino y ha sido contagiada de Covid-19 en tres ocasiones.

 

La tercera fue la más agresiva: “confías en que el virus deja una inmunidad y no es así, lo vuelves a contraer”. “Nadie quería atendernos por miedo”.

 

Estar al borde de la muerte te causa un trauma y una de las secuelas físicas que deja el Covid, es la fibrosis pulmonar, hay que atenderlo y el medicamento es caro pero hay que atenderse. Nos afecta porque subo escaleras, llego sin aire, me canso y me agito con facilidad. 

 

En lo familiar ha dejado de ver su madre de 86 años por miedo a contagiarla, no ve a su hija desde hace meses y su hijo quiso regresar de Estados Unidos y por miedo al contagio no le permitió que lo hiciera.

 

También afectó su dinámica familiar, su pareja es enfermero y no se quitan el cubrebocas ni en la casa. 

 

SALIÓ EN SILLA DE RUEDAS

Fernando Silva Reyna es comandante de la Guardia Nacional con 33 años de carrera. Tuvo “suerte” de ser ingresado en el hospital. Un paciente Covid falleció dejando libre una cama. Atrapado con un respirador y sondas en todo el cuerpo, prefería morir en un enfrentamiento o en la carretera, que hacerlo en el hospital. El corazón se agrandó durante el padecimiento, aún no respira bien, se cansa. Las terapias pulmonares y físicas le permitieron que de salir en silla de ruedas pasara a utilizar un andador para caminar y luego apoyarse solo con un bastón.

 

SE LE CAÍAN LAS COSAS DE LAS MANOS 

Jorge Gutiérrez Padilla es un servidor público del municipio de Ramos Arizpe, tiene 48 años. Estuvo hospitalizado por Covid 19 durante 20 días. Tras un examen en que dio positivo, se aisló en su domicilio y aunque de inicio no tuvo ningún síntoma, de un momento a otro le faltó el aire, tuvo fiebre. Un paramédico lo conectó a un tanque de oxígeno durante la madrugada y en la mañana se internó en un hospital privado. Ya no había espacios para atenderse.

 

Cuando le dicen que tiene que ser intubado, se le cayó el mundo encima, habló con su esposa, le pidió una foto de sus hijos y le encargó su familia a su hermano. Al salir, cuenta, se le caían las cosas de las manos, no tenía fuerza, la falta de circulación y de oxígeno causaron estragos en sus músculos, llegó a creer que no volvería a tener movimiento. Tenía alucinaciones de animales salvajes que creía eran la decoración del hospital.

 

TE QUEDA EL MIEDO

Rodolfo Gutiérrez Zertuche, practica el basquetbol y lleva una vida sana, empezó con un resfriado, dolor en la espalda baja, calentura, lo atribuyó a haberse resfriado durante un juego. Un médico le dice que se trata de una gripe o influenza. Sin embargo el malestar sigue, presión alta, presión en el pecho, de acuerdo a los síntomas sospecha que es coronavirus.

 

Días después una prueba le confirma el resultado. 

 

Perdió el gusto y el olfato, no experimentó todos los síntomas de golpe sino uno a uno, el estómago inflamado fue uno de los que más perduraron. 

 

“Cuando te contagias piensas primero en los demás, porque uno nunca va a estar conscientemente queriendo contagiar a alguien, de ahí me nace el gesto de avisar a todos con quienes estuve en contacto; el hecho de enterarte te permite tomar decisiones, si no te dicen nada, sigues tu día a día”.

 

“A mi me queda el miedo…no te inmunizas pero generas anticuerpos”.

 

TEME QUE SEA PEOR

Sergio Zamora Valdez es originario de Nueva Rosita, tiene 50 años y hace tres meses se contagió de Covid. Trabaja como guardia de seguridad en el Centro de Informática de la UAdeC en Nueva Rosita, en sus ratos libres también conduce un taxi para conseguir una entrada más para tener un extra en lo económico.

 

Emocionalmente tiene temor a volverse a contagiar y pasar de nueva cuenta por el trance económico.

 

Jazmín Hilario, una reportera de 36 años, relató que durante los primeros días de enero resultó positiva a Covid-19, junto a su mamá y otras cinco tías, además de las complicaciones económicas que atravesaron para poder recibir atención médica e incluso realizar un trámite por incapacidad en el IMSS, la enfermedad les dejó secuelas permanentes tanto mentales como físicas.

 

 

A SEIS MESES, LA BATALLA SIGUE 

Martha Briones reportera con más de 20 años de experiencia en los medios de comunicación, lleva seis meses lidiando con el “síndrome post Covid”, sigue en recuperación con dolores intensos de cabeza y musculares, cansancio, jala aire con dificultad.  

 

Además de la caída de cabello, sufre depresión y ansiedad. Las secuelas económicas aún las padece su familia.

 

HAY QUE SEGUIR EN TRATAMIENTO

La doctora Carolina Bárcenas es Médico Familiar de la Clínica 2 del IMSS, al ver en el hospital como los pacientes llegaban no tan graves pero que no podían recibir atención en casa y terminaban internándose cuando bajaba la saturación de oxígeno; decide atenderlos en casa al considerar que tienen una mejor oportunidad de sanar.

 

La mayoría de los pacientes dice,  “no se van a complicar, pero un 20 por ciento si evolucionará a una fase pulmonar”.

 

Ocho de cada diez contagiados serán positivos pero asintomáticos o con síntomas leves, en estos casos se vigilan datos de alarma; pero el otro 20 por ciento requiere de una consulta oportuna, empiezan igual con cuadros leves pero entre el día 7 y 9 de la enfermedad se manifiestan los síntomas, tos que no los deja ni hablar, inspiración profunda.

 

“Quienes entran en fase pulmonar, aun no baja la saturación de oxígeno, pero entre más avanzada la enfermedad menos podemos hacer por ello; conocemos la enfermedad, que el paciente sepa que no está solo y en el momento que detectamos entramos con medicamentos para aminorar las consecuencias”.

 

Las secuelas afirma la doctora Bárcenas, son principalmente pulmonares, en el Síntoma Post Covid, ya pasó la etapa peligrosa pero los pacientes quedan con dificultad para respirar, aunque cada vez menor; quedan fatigados, cansados, con dolores de cabeza. Cosas que antes del Covid no los cansaban ahora los cansa, la fibrosis pulmonar son cicatrices en el pulmón que causan dificultad para respirar, tos que no  mejora, pérdida de peso, dolores articulares son también secuelas de la enfermedad.

 

En estos casos de complicaciones, se hacen espirometrías, tomografías, se debe acudir con un neumólogo; pero además se pueden afectar otros órganos como el corazón, problemas de coagulación, insuficiencia cardiaca, arritmias, miocarditis para las que no hay otra explicación, afectaciones al hígado y riñones también se afectan, convulsiones, accidentes cerebro . vasculares o persistencia de pérdida de olfato y del gusto.

 

Aparte de las secuelas físicas, genera depresión y ansiedad, muchos pacientes sufren un estrés postraumático, el paciente tiene miedo a ser internado, a ir a un hospital, vemos su bienestar biopsicosocial. 

 

“Quienes sufren un contagio y lo han superado, aún padecen estas secuelas”, finalizó.

 

Algunas secuelas en pacientes graves de Covid:

 

SENTIDOS

– Pérdida del olfato y el gusto (anosmia y ageusia)

PULMONES

-Fibrosis Pulmonar

– Neumonía 

– Pérdida de la función pulmonar 

HÍGADO

-Alteraciones hepáticas (Probablemente por los medicamentos)

RIÑONES

-Un pequeño porcentaje de enfermos sufrieron insuficiencia renal aguda

CEREBRO

-Problemas de memoria a corto y mediano plazo.

-Sensación de sobrecarga cognitiva

VOZ

-Pérdida de voz (Probablemente por efectos de la intubación)

CORAZÓN

-Riesgo de daño miocárdico agudo.

– Arritmias

– Miocarditis (Inflamación del músculo cardíaco)

SISTEMA CIRCULATORIO

-Trombosis 

-Problemas de circulación 

APARATO MOTOR

-Deterioro muscular 

-Dolor

-Pérdida de movilidad y de sensibilidad