Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Miércoles 22 de Septiembre 2021
UnidadInvestigación
| | |

La vez que Miguel Hidalgo pisó tierra saltillense

Foto: Especial

Foto: Especial

15 de Septiembre 2021

LESLIE DELGADO

Tras el inicio de la Guerra de Independencia el 15 de septiembre de 1810 uno de los principales precursores del movimiento, el cura Miguel Hidalgo y Costilla acompañado de los insurgentes estuvieron por alrededor de una semana en Saltillo. 

Al respecto el doctor Carlos Recio, relató el motivo por el que el Padre de la Patria buscó refugio en la capital coahuilense; “después de todo el maremágnum de eventos de batallas y tomas de ciudades finalmente el ejército insurgente perdió cerca de Guadalajara y tuvieron que huir al norte esperando recibir ayuda de los Estados Unidos, llegan a Saltillo pacíficamente a principios de enero de 1811 y están aquí unos cuántos días y deciden seguir transitando con cerca de 800 hombres que se hospedaron donde hasta hace poco fue la Sociedad Manuel Acuña y los jefes como Allende estuvieron en las casas reales donde es ahora es el Palacio Gobierno”, explicó.

Uno de los datos de los que se han encontrado evidencia en documentos, es que tanto la Villa de Santiago del Saltillo y el pueblo de San Esteban de la Nueva Tlaxcala no estaban al tanto del movimiento de independencia por lo que les sorprendió ver al ejército insurgente en las calles antiguas que no pasaban del primer cuadro de la ciudad.

“Los saltillenses yo considero que no tenían mucha conciencia de lo que estaba pasando, es más Hidalgo inicialmente en el grito de Dolores y en la primera etapa del movimiento no pensaba propiamente en una independencia sino más bien en que se fortalecieran los criollos”.

“En Saltillo la gente muy seguramente recibió azorados a los insurgentes era una ciudad muy chiquita entre 10 y 12 mil habitantes que se dedicaban al comercio y les causó extrañeza ver a este grupo tan numeroso y yo considero que no tenían muy claro qué era lo que querían”, detalló el historiador.

Finalmente las andanzas de los insurgentes continuaron hacia la hacienda de Santa María, Mesillas y Anhelo pernoctando cada 30 kilómetros entre poblados hasta llegar a unas norias donde fueron apresados y llevados a Chihuahua.