Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Miércoles 20 de Octubre 2021
UnidadInvestigación
| | |

Encontrar sin vida a desaparecidos, entre el alivio y el dolor

Foto: Especial

Foto: Especial

14 de Octubre 2021

Tras las exhumaciones que se han realizado en Saltillo, se logró identificar los restos de siete personas, los cuales ya fueron entregados a sus familiares

REDACCIÓN

La búsqueda para la familia de Erika Josefina Ramírez Hernández terminó tras cinco años desaparecida.

Seis familias más también dejaron de buscar. El duelo de la pérdida de sus familiares desaparecidos apenas llegó: una pena que mezcla el alivio ante la certeza de encontrarla, pero también desesperanza al saber que ya no está con vida. 

Las familias recibieron los restos de sus desaparecidos luego de las exhumaciones y el proceso de análisis post mortem que realiza el Centro Regional de Identificación Humana del Estado CRIH. Algunas de las familias tras más de una década de buscar.

“Fue triste que nos confirmaran que estaba muerta, pero por otro lado, sentimos alivio de que ya no la íbamos a buscar, sabíamos dónde estaba o había terminado y tendríamos un lugar a dónde rezarle y llevarle flores.

Fueron 5 años sin saber nada, nunca me imaginé que podríamos encontrarla así, pensé que sería muchos años más de búsqueda, pero gracias a mi Padre Dios y a todos en el Centro, la encontramos”, manifestó Viridiana Guadalupe Ramírez Hernández, hermana de Erika.

Rogando a Dios poder encontrarla sana y salva, desesperados dando volantes, ojerosos y desvelados, sin comer, angustiados y cansados, pidiendo justicia por su hermana, pasaron los días, meses y años desde septiembre de 2016, recuerda Viridiana. 

Sin pista de dónde estaba, su familia la reportó como desaparecida, la última vez que supieron de ella fue al salir de la casa de su madre a la tienda, acompañando además a un amigo para tomar un taxi en Torreón, de donde son originarios.

“No nos dimos cuenta porque mi mamá pensó que estaba con nosotros y nosotros con ella, empezamos a buscarla, buscamos al amigo, pusimos la denuncia, lo detuvieron pero no se encontró culpable, la seguimos buscamos y pedimos ayuda pero no había ninguna respuesta, ningún rastro, nada que nos dijera dónde encontrarla”, recuerda como una agonía. 

“El año pasado el Centro comenzó con las exhumaciones, acudimos a la campaña para que tomaran muestras de ADN a mi mamá, su hija y a mí, en ese momento estaba convencida de que esas acciones podrían ayudar a la búsqueda y meses después nos avisaron que habían encontrado los restos de mi hermana”, agregó. 

Personal del Centro e integrantes de los colectivos de búsqueda tocaron a su puerta, confirmaron la noticia de encontrarla y autorizaron la exhumación del cuerpo para luego dar cristiana sepultura. 

“Se portaron muy humanos, nos explicaron qué hizo cada uno, nos dieron la certeza de que era ella, nos van a seguir dando apoyo psicológico, apoyo económico para sus hijos que en ese entonces tenían 12 y 14 años. 

Sabemos que murió por asfixia y que no estaba involucrada en el narcotráfico, por eso la investigación seguirá abierta, volveremos a hacer las declaraciones porque tiempo después de la primera denuncia nos enteramos de otras cosas pero ella no tenía problemas con nadie”, comentó la hermana.

Hay muchas dudas, reconoció Viridiana, pero por ahora su familia llevó a cabo un sepelio el pasado lunes 4 de octubre para despedir los restos de su hermana en un ataúd blanco rodeado de flores y posteriormente darle cristiana sepultura.

De acuerdo al Centro Regional de Identificación Humana del Estado (CRIH), seis cuerpos más fueron entregados a sus familias, la mayoría del sexo masculino, pero también una adolescente desaparecida.

Aunque el Estado da seguimiento a través de la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas, los familiares buscan dar respuesta a muchas otras preguntas como qué pasó o cuándo tras vivir el duelo que postergaron por años. 

“Logramos regresar con dignidad a casa los cuerpos de cinco personas reportadas como desaparecidas, empatando la información que se trasladó de Fiscalía y de los Colectivos al Centro, y dos más fueron de las exhumaciones realizadas por nosotros”, informó la coordinadora del CRIH, Yezka Garza Ramírez. 

Destacó que la primera identificación corresponde a una búsqueda independiente que realizó Grupo VIDA en un predio ubicado en el municipio de San Pedro, por lo que el análisis post mortem de los indicios humanos que fueron levantados en exhumaciones de campo abierto de Santa Elena y Patrocinio, iniciarán en enero.

Explicó que terminando el proceso de exhumación, se trasladan los cuerpos e inicia el análisis post mortem con la intervención de un odontólogo, radiólogo, médico y los antropólogos forenses donde se saca el perfil biológico del cuerpo, sexo, edad, estatura y las mediciones antropológicas.

“Además se obtienen cuatro muestras osteológicas con fines de procesamiento genético que se empata con el análisis genéticos que se obtiene de una familia que busque a un ser querido”, detalló Garza Ramírez. 

“De ahí la importancia de recabar las muestras sanguíneas de quienes buscan a un ser querido desaparecido, ya que es imprescindible contar con ésta para el cruce de información y lograr las coincidencias e identificaciones”, aseguró. 

Durante el inicio de la cuarta exhumación con enfoque masivo en el Panteón Municipal La Paz de Saltillo para la recuperación de cuerpos inhumados en fosas comunes, adelantó que uno de los esfuerzos forenses proyectado para 2022 son las búsquedas de campo abierto e inhumaciones clandestinas.

“Actualmente se construye un laboratorio de genética en las instalaciones del Centro y un equipo de genetistas para dedicarse exclusivamente con fines de identificación humana de los fragmentos que ha recuperado la Fiscalía, un estudio que podría costar alrededor de los 3 mil pesos sin el apoyo de las cooperativas que hacen esto posible”, anticipó Garza Ramírez.

Hasta el momento, agregó, se tienen alrededor de 450 cuerpos exhumados y un aproximado de 30 cuerpos puestos a disposición del Centro Regional, aunque tras las exhumación en Saltillo y la exhumación en el Panteón San Ignacio de Ramos Arizpe durante el próximo mes, se proyecta concluir el año con al menos una recuperación de 800 cuerpos de personas fallecidas sin identificadas.

“A partir de hoy y hasta el 24 de octubre estaremos en este panteón, donde intervendremos 5 áreas de fosa común; posteriormente, el 25 de octubre continuamos con la exhumación en el Panteón San Ignacio, en Ramos Arizpe, para concluir el 7 de noviembre”, añadió Garza Ramírez.

Tenemos mucho camino que recorrer, reconoció, sin embargo, la identificación humana continúa con las exhumaciones de campo abierto de forma oficial que se iniciarán el próximo 2022 con la participación de dos representantes de los 7 colectivos de búsqueda en Coahuila, como lo han hecho en las exhumaciones de panteones, concluyó la coordinadora.

Mientras tanto en Coahuila, decenas de madres deambulan bajo el sol abrasador, hurgan en la tierra y van tras el aroma de la carne en descomposición con la esperanza de encontrar alguna huella que indique el camino para encontrar a sus desaparecidos. 

El rostro de su hija o hijo continúan en pancartas junto a su protesta de justicia, sin que las familias sepan dónde están, o al menos se tenga la certeza de su muerte para llevar flores o se tenga dónde llorar su partida.