Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Miércoles 17 de Agosto 2022
UnidadInvestigación
| | |

Coahuila, listo para jornada de oración

Buscarán visibilizar a las víctimas de desaparición forzada y demás hechos violentos. Foto: Especial

Buscarán visibilizar a las víctimas de desaparición forzada y demás hechos violentos. Foto: Especial

07 de Julio 2022

Convocan a la unidad de la feligresía católica; buscan visibilizar a todas las víctimas de violencia 

LESLIE DELGADO / GUADALUPE PÉREZ / VÍCTOR BARRÓN

Ante los embates de la violencia que se ha recrudecido en el país, las Diócesis en Coahuila preparan actividades de cara a la Jornada de Oración por la Paz; buscarán visibilizar a las víctimas en cada una de las regiones. 

En Saltillo, fuentes cercanas a la Diócesis, informaron se encuentran en reuniones con los integrantes diocesanos con el objetivo de definir las actividades que realizarán como parte de la Jornada de Oración por la paz promovida por la Conferencia del Episcopado Mexicano; será este viernes cuando el prelado local informe sobre la calendarización y ejercicios a desarrollar bajo los lineamientos establecidos por la CEM. 

De acuerdo al segundo requerimiento que establece celebrar misa o realizar oraciones comunitarias en lugares significativos que representen a todas las víctimas, existen diversos sitios en Saltillo marcados por la violencia que podrían ser los puntos de reunión para esta actividad dada su naturaleza. 

En cuanto a feminicidios y violencia de género, resaltan la escuela primaria federal “Urbano Flores”, así como la colonia Lomas de Santa Cruz, específicamente al exterior del domicilio donde la maestra Susana fue asesinada presuntamente a manos de su ex pareja; en el caso de la desaparición forzada se encuentra el árbol de la “Verdad y Esperanza” localizado en la Plaza de Armas. 

El Obispo Emérito de Saltillo, Fray Raúl Vera, quien se ha mostrado en reiteradas ocasiones como “incómodo” para el poder no se ha pronunciado sobre la petición de la CEM y tampoco sobre los hechos de violencia reciente; su última publicación en redes sociales fue en alusión al cuidado del agua.

 

Visibilizar a las víctimas, mártires de la violencia

En Monclova, el  padre Eduardo Neri, sacerdote de la Parroquia Santiago Apóstol señaló que lamentablemente es urgente una acción coordinada entre las autoridades y sectores para seguir fortaleciendo los valores en las familias, asegurando que sí se puede vivir en una cultura de mayor justicia y paz, en donde “este México violento puede cambiar”. 

Añadió que los obispos en todo el país buscarán establecer las acciones a través de la eucaristía y rememorar a quienes han perdido la vida siendo mártires de los hechos de violencia, así como el próximo 31 de julio se pedirá también por los victimarios para que se conviertan al bien y se sientan amados por Dios. 

En cuanto a la muerte de religiosos, dijo no poder precisar cuántos de ellos han perdido la vida, pero fue enfático al decir que basta con un solo aún y cuando no sea religioso.

El padre Neri recordó al Fray Juan Antonio Orozco Alvarado originario de Monclova, asesinado el 13 de junio 2021 al quedar en medio de fuego cruzado en la disputa de la zona de la Sierra de Santa Lucía en Zapopan, Jalisco; añadió tenía poco de irse a aquel lugar y había pasado poco tiempo tras haber sido formado como sacerdote.

Al tener presente también el asesinato de los dos religiosos jesuitas en Chihuahua y otros más que dijo, lamentablemente no suelen darse a conocer en las noticias, aseguró en la región Centro no ha pasado casos como en otras localidades y se espera que así se mantenga.

 “Decían por ahí los primeros historiadores cristianos que la sangre de los primeros mártires se convirtió en semilla de nuevos cristianos, así también cuando se mata a un cristiano por una causa como esta, esa sangre se guarda en la memoria y en el corazón de un niño, de un joven y un adulto, y con ese testimonio va para adelante, y siguen preservándose la fé, la fé es algo que va a preservarse para siempre”, aseveró. 

Indicó que se han hecho misas, memoriales, conferencias y recorridos para preservar la memoria de estos hechos en donde se han tenido las pérdidas de algunos sacerdotes y religiosas, así como de civiles que han perecido en medio de los conflictos de violencia. 

 

Misa y marcha en Torreón

En respuesta al llamado de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) en torno a elevar oraciones desde la iglesia católica por la justicia y la reconciliación, la Parroquia de Nuestra Señora de Fátima en Torreón convocó a la misa y marcha por la paz que se llevarán a cabo el próximo 13 de julio en esta comunidad. 

El recorrido partirá a las 20:00 horas del templo de Fátima, ubicado en la colonia Braulio Fernández Aguirre y terminará en la Plaza de la Mujer, en la colonia Ampliación Lázaro Cárdenas, informó el párroco Rafael López Solís. 

Detalló que el propósito de estas actividades es visibilizar a las víctimas, así como la esperanza de que las familias, la iglesia y las autoridades desean vivir en paz. 

“Estamos convocando a todos los familiares de nuestros hermanos desaparecidos, a las personas que han sido víctimas de la violencia, a las personas que han sufrido la muerte de una persona querida en su familia”, manifestó. 

Así mismo, se refirió a las personas que perdieron a familiares víctimas del feminicidio y también convocó a los periodistas, cuyo gremio de igual forma ha sido afectado por la violencia. 

Finalmente, al ser cuestionado sobre un posible escenario de miedo en el presbiterio en torno a darle cumplimiento a esta encomienda de la CEM, Rafael López dijo que desde su punto de vista eso no ocurre en el caso de Torreón. 

“No percibo que haya un temor, más bien estamos haciendo nuestra obra, siempre la hemos hecho, pero un temor yo no lo percibo”, expresó. 

La idea inicial era la de culminar el trayecto en el crucero donde recientemente un joven conductor fue muerto a tiros mientras esperaba su luz verde, sin embargo por temas de vialidad no fue posible adoptar ese sitio emblemático como parte de la marcha por la paz.

 

Alejar a los jóvenes del mal camino

El párroco Gerardo García, de la Iglesia de Guadalupe en Múzquiz coincide con los demás entrevistados en la importancia de buscar el acercamiento entre la sociedad y jóvenes para salir juntos del “encerramiento” espiritual y erradicar el círculo de violencia. 

Reiteró la necesidad de unir fuerzas para evitar que los jóvenes caigan en problemas como la drogadicción, por lo que se busca involucrar a los jóvenes en las actividades eclesiásticas.

Mientras que Jesús Guevara Chapa, sacerdote de la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe en Ciudad Acuña, lamentó que este tipo de hechos y algunos otros temas como la drogadicción y el aborto, se hayan normalizado entre las nuevas generaciones; mencionó que actualmente los jóvenes pueden acceder a diferentes sustancias ilícitas, dinero fácil ofrecido a través de los grupos del crimen organizado, llevándolos de una manera muy sencilla hacia un mal camino que puede truncar su vida. (Con información de Moisés Santiago y Ricardo Ramírez).