Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Jueves 19 de Mayo 2022
UnidadInvestigación
| | |

Christian González, el profesor que perifoneó sus clases durante la pandemia

Foto: Especial

Foto: Especial

13 de Mayo 2022

El docente agradeció a fundaciones como Apoyaré, quienes lo ayudaron a brindar un mejor servicio para los alumnos del ejido Lequeitio. 

LESLIE DELGADO

Christian González Luna, es un maestro que imparte la asignatura de geografía en la Escuela Secundaria José Santos Valdés ubicada en el ejido Lequeitio, en Francisco I. Madero, Coahuila. Ante las adversidades que se presentaron hace dos años en el sector educativo por la pandemia del Covid-19, el profesor buscó la manera de continuar dando clases, inicialmente mediante las redes sociales, pero al notar que sus estudiantes carecían de recursos tecnológicos para poder conectarse, optó por encontrar la manera de cumplir con su responsabilidad como docente. 

Así fue como comenzó a utilizar un método que los habitantes de las zonas rurales de la región Laguna continúan empleando para dar avisos a la comunidad, aprovechando las corrientes de aire que se manifiestan por la lejanía del lugar.

“Hace dos años nuestra infraestructura se cerró, sabíamos que iba a ser muy difícil ya que mi contexto es una zona rural de muy bajos recursos y no contaba con acceso a internet, la escuela se cerró el 20 de marzo del 2020 y a partir del 24 empecé a dar clases vía Facebook totalmente en vivo. Con el paso de los meses me di cuenta que no tenía mucha respuesta, yo tenía siete meses que acababa de llegar aquí, no conocía el contexto”, relató.

“Cuando yo llego a los ejidos me dicen que todavía se usa el perifoneo y sirve para dar avisos de diferentes situaciones y ahí vi la oportunidad de poder dar las clases, de los alumnos que tenían celulares e internet les pedí que contactaran a esos señores, me comuniqué para poder perifonear la clase en lugar de dar un aviso a la comunidad y me dijeron que sí, previamente grababa el audio, las ondas de la bocina se las llevaba a todas partes del ejido y así los alumnos no tenían que salir”, agregó González Luna.

Tras el boom mediático que alcanzó con su historia, el maestro logró conseguir que voltearan a ver a su comunidad y con esto que los jóvenes tuvieran la oportunidad de tener una educación de calidad sin las carencias tecnológicas que no permitieron continuar con sus estudios durante el proceso de confinamiento obligatorio.

Para poder desempeñar su labor como docente la agencia Chevrolet le obsequió un vehículo con el fin de que pudiera seguir dando sus clases por el altavoz, además de utilizarlo como una unidad con internet móvil para que los estudiantes pudieran hacer sus tareas y actividades.

Posteriormente, el pasado 11 de marzo, el Grupo Salinas Pliego le otorgó el reconocimiento de Ciudadano del año en Coahuila por esta inusual forma educativa que adoptó durante este tiempo, además les donaron 80 dispositivos móviles para los estudiantes.

“El mejor reconocimiento que siempre tuve fue un ‘gracias por venir’ y la sonrisa o la felicidad de un niño, hoy en día, gracias a Dios contamos con ayuda de gente de Estados Unidos, de mucha gente de la República Mexicana, agradezco a la fundación ‘Apoyaré’, hicimos el Harvard mexicano, los llevé a otros países del mundo donde nos enlazábamos mediante zoom y compartimos cultura y aprendizaje”, detalló.

El profe Christian cuenta con cuatro años dentro del sistema magisterial, su vocación por la enseñanza lo llevó a encontrar la forma de impartir sus clases, aún así fue más allá que eso, puesto que no solo adoptó este sistema en altavoces, sino también pudo sembrar en cada joven el valor de la responsabilidad y empatía a pesar de las barreras y adversidades. 

“Yo sé que cada maestro hizo lo que tenía que hacer con sus medios, mi solución siempre la tuve en la puerta de mi casa, porque fue el apoyo fundamental de mi familia. Yo le quiero decir a todos mis compañeros maestros que estoy muy orgulloso de todos ellos, porque sé que aquí en Coahuila los maestros no nos rajamos, lo que estoy seguro es que el trabajo se hizo y quizá no aprendieron tanto de mi clase, pero sí lo que aprendieron es el valor de la responsabilidad y empatía”, concluyó.