Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Miércoles 01 de Diciembre 2021
UnidadInvestigación
| | |

Carlos Recio Dávila, la historia aún no termina

Foto: Especial

Foto: Especial

22 de Octubre 2021

Desde una visión introspectiva, él se considera como un alma libre que ha aprovechado al máximo las oportunidades que se le han presentado en el camino y gracias a ello ha tenido logros tanto en su vida personal como profesional

LESLIE DELGADO

Comunicólogo, historiador, viajero, catedrático y coleccionista, son las múltiples ocupaciones que a lo largo de 60 años ha desarrollado el doctor Carlos Recio Dávila, quien nació un 9 de junio de 1961 en Saltillo, Coahuila. Desde una visión introspectiva, él se considera como un alma libre que ha aprovechado al máximo las oportunidades que se le han presentado en el camino y gracias a ello ha tenido logros tanto en su vida personal como profesional; rodeado de libros y souvenirs, el maestro que actualmente es docente en la Universidad Autónoma de Coahuila relata los hechos más importantes de su biografía.

“En realidad yo no he tenido un objetivo fijo o determinado sino he tenido ciertos indicios desde que era joven de lo que me gustaría ser y quizá la palabra más importante para mí siempre fue la libertad, es decir no vivir aprisionado, con ciertas ideologías o incluso con ciertos objetivos. En pocas palabras, yo pienso que he intentado aprovechar las oportunidades que la vida me ha dado y eso me ha permitido primero estudiar la carrera de Ciencias de la Información que decidí de último momento en 1978” platicó.

“Yo me considero para poder sintetizar, una persona más cercana al Renacimiento, sin pretender compararme sabemos que por ejemplo Leonardo Da Vinci, o Miguel Ángel eran esos hombres de la época al mismo tiempo que eran pintores, escultores, inventores y arquitectos, entonces para mi siento que la vida es muy corta a pesar de que he vivido mucho y uno nunca tiene seguro el mañana he tratado de vivir varias vidas en una sola” continuó describiendo.

Como todo niño desde temprana hora mostraba interés sobre ciertos temas específicamente relacionados con la historia atribuyendo este gusto a un origen atávico, ya que su padre era ferviente y apasionado de recabar información del pasado, de ahí surgió la idea de crear un museo y posteriormente conmemorar la Batalla de la Angostura formando así un acervo de gran importancia para la cultura saltillense.

“Siempre vivimos rodeados de libros, en mi casa hubieron hasta seis o siete mil libros de los cuales aún conservo y a partir de entonces no he dejado de comprar, mucho de historia pero, también de semiótica y fotografía. La historia fue por un lado la herencia familiar y por otro porque yo vivía en una casa que actualmente tiene 170 años de vida de manera que preguntaba acerca de su pasado” dijo.

“En realidad yo quería estudiar arqueología o antropología algo relacionado con las evidencias físicas, con las culturas, sin embargo fue justamente en el mes de julio recién egresado de preparatoria que una prima estudiaba comunicación en Guadalajara y era una carrera muy reciente que aquí en México tenía seis años no se sabía ni siquiera en que íbamos a trabajar, cuando fui de vacaciones me habló maravillas de esta carrera e insistió en que la estudiara” agregó.

Viajero y coleccionista 

Carlos Recio admite su gusto por viajar, pero más que eso por conocer diferentes culturas y países, a lo largo de su trayectoria ha realizado 25 viajes donde en su mayoría ha sido como invitado académico para exponer cátedra en diversos espacios, precisamente en estas aventuras ha logrado adquirir libros y novelas gráficas internacionales admitiendo que aunque entiende poco de sus idiomas le interesan las historias y trazos que contienen.

“Yo empecé a viajar un poco tarde por así decirlo, mi primer viaje a Europa fue cuando tenía 36 años a la fecha he hecho 25 viajes a este continente a parte dos a Canadá, uno a Brasil, dos a Cuba, uno a Corea del Sur, uno a Turquía, es decir parte de mi vida y de lo poco que he juntado realmente no tengo grandes cosas sino experiencias. Afortunadamente excepto la primera vez nunca he ido como turista sino como maestro invitado, una de las grandes satisfacciones ha sido viajar” detalló.

“Si volviera a nacer y pudiera vivir en otro lado, viviría en Florencia o en Sevilla, pero el país que más me ha impactado es Turquía o Segovia en España no se que tiene ahí pero sentí que debía pertenecer, pero Estambul es una ciudad donde se integra Oriente y Occidente sede del imperio romano y realmente uno siente el peso de la historia, es increíble” confesó.

¿Hacía dónde va la comunicación? 

El académico vislumbra un panorama adverso para la comunicación, en plena era en la que es más fácil navegar en internet y encontrar todo tipo de contenido Recio Dávila opina que hace falta más humanización puesto que, la utilización de este tipo de herramientas ha mermado la interacción y visibilización de ciertas situaciones que pasan en el entorno.

“En el caso de la comunicación estamos en una especie de laberinto porque informar no es comunicar, Bolton dice en uno de sus libros que la comunicación es mucho más completa y vivimos en la era de la Información, es decir podemos estar sobresaturados de esto y yo recuerdo cuando era estudiante teníamos fotocopias de libros que habían sido mecanografiados y batallábamos ahora tenemos todo en la red lo bueno, lo malo y lo pésimo. Yo pienso que estamos en una crisis, pero como decía Balzac, en las crisis uno se fortalece o se quiebra y creo que en la humanidad estamos en eso vivimos sobre saturados de información y habría que ver cómo lograr que eso se convierta en conocimiento y no lleguen a ser datos sin sentido” expuso.

En cuanto a Saltillo, el historiador vaticina una posible falta de identidad lo cual desde su perspectiva es un hecho lamentable, lo anterior se lo achaca a la destrucción de edificios y la falta de interés por conservar sitios históricos que marcaron un hecho importante en la existencia de la capital coahuilense. 

“El problema es que no conocer la historia significa una amnesia colectiva, no sabemos quienes somos, hacia dónde vamos, de dónde venimos y evidentemente no sabemos a donde vamos a ir pienso que Saltillo corre el riesgo de sufrir amnesia por esta destrucción de edificios, calles y me entristece como saltillense yo se que hay que marcar la modernidad, pero no a costa de construcciones históricas” mencionó.

Para terminar la entrevista, brindó un consejo que le ha ayudado para lograr lo que se propone “sin proponérselo”; “mi aprendizaje es más que tener un objetivo en la vida hay que dejarse conducir, hacer las cosas con pasión y entrega dedicando tiempo sobre todo siendo felices, mi experiencia ha sido eso no me arrepiento de nada, aprovechar las oportunidades ser honesto y leal a los principios” concluyó.