Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Martes 07 de Diciembre 2021
UnidadInvestigación
| | |

Adultos mayores, entre la soledad y el olvido

Foto: Especial

Foto: Especial

23 de Noviembre 2021

Se estima que en 2050 habrá un número mayor de adultos mayores que de jóvenes, sin embargo, hoy más del 40% de los mexicanos no tienen ningún ahorro o plan para el retiro que les garantice una vejez digna

JESSICA ROSALES

La falta de cultura en México de elaborar un plan para el retiro que permita tener una vejez digna ha provocado que algunos adultos mayores queden a cargo de sus hijos o nietos, en ciertos casos, sometidos a prácticas de violencia o abandono por parte de su propia familia que los deja en situación vulnerable. 

En Coahuila, el Sistema del Desarrollo Integral para la familia (DIF) opera el programa AMA (Adultos Mayores en Abandono), que atiende a personas mayores de 60 años en situación de abandono por falta de familia o de apoyo familiar y en situación de vulnerabilidad social, explica el director de la dependencia estatal, Roberto Cárdenas Zavala. 

Del inicio del programa a la fecha se han atendido 3 mil casos, desde personas con problemas de salud, alimentarios, o incluso, jurídicos, en los que en ocasiones están inmiscuidos los propios hijos que, aprovechando su situación, buscan arrebatar herencias o despojarlos de sus bienes. Actualmente, el padrón está integrado por 2 mil 269 adultos mayores que reciben apoyo continuo.

Aunque las leyes de Coahuila, como la Ley de la Familia o la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores para el Estado de Coahuila de Zaragoza, contemplan obligaciones de la familia con los adultos mayores, incluso sanciones a quienes ejerzan maltrato o abandono, para el DIF, la primera instancia es la mediación, pues el objetivo es recuperar y crear un ambiente idóneo al lado de sus seres queridos.

“Trabajamos con todas las Secretarías y con el Poder Judicial, porque éste nos ayuda mucho con el tema de Medios Alternos, donde nuestra primera opción es la mediación, no es judicializar, no es con la policía, de ver donde están los hijos, se trata de mediar porque sabemos que, dentro de la familia, posiblemente el hijo, nieto, hermana o quien esté al cargo, pueda sufrir con una pérdida de trabajo momentáneo, lo que sucedió mucho en la pandemia”, dijo.

En este sentido, destaca que existe coordinación con diversas instancias que, en conjunto, trabajan para encontrar una solución integral, pues se canalizan las opciones para resolver la pérdida de empleo, la falta de recursos para adquirir algún apoyo médico o alimentario por parte de la familia que se hace cargo para los temas inmediatos. 

“En los casos donde están abandonados, los adultos mayores no tuvieron familia, o la tuvieron, pero los hijos cambian de ciudad, buscamos el apoyo de los vecinos, quienes a veces se encargan de llevarles comida o estar al pendiente y a través del programa les ofrecemos despensas, apoyo médico, aparatos funcionales, un medicamento”, señala.

 

Adultos mayores deben autorizar ir a un asilo

Cuando no existe familia que pueda atenderlos y no tampoco puedan hacerse cargo por sí mismos, las autoridades revisan las opciones y sugieren al adulto mayor acudir a un asilo o refugio temporal, situación que debe ser autorizada por la persona, para lo cual trabajan diversas instancias jurídicas.

Lo anterior, para que pueda recibir la atención integral no solo alimentaria, sino médica y psicológica que requiere cuando no hay posibilidad de que otras personas, incluso vecinos, puedan hacerse cargo. Para ello, el DIF establece convenios con organizaciones civiles que se comprometen a la atención, mientras la dependencia dota de lo necesario.

El director del DIF manifiesta que en algunas ocasiones los abuelitos se resisten a acudir a estos sitios, cuyos principales motivos son el temor de ser despojados de sus casas o sufrir daño en su patrimonio, incluso, destaca que la resistencia es mayor en las comunidades rurales.

Indicó que siempre debe existir una autorización en estos casos, salvo en aquellos casos cuando exista una limitación por salud mental que les impida tomar esa decisión, y en la que requiere inevitablemente de la atención especializada.

 

Hijos o nietos ejercen violencia por problemas de adicción

En Saltillo la Unidad de Integración Familiar (UNIF), recibe un promedio de 5 a 20 reportes al mes, por omisión de cuidados o situación de riesgo de adultos mayores.  Mientras en 2020 recibió 147 reportes, en lo que va de 2021 han recibido 155 reportes diversos.

Patricia Moreno Domínguez, coordinadora de la Unidad, señala que algunas de las llamadas que han recibido es que el adulto mayor sale de su casa y se pierde debido a que no recuerdan su domicilio. En estos casos, recomienda colocarles una placa o información con la que sea posible que alguien que lo localice ubique fácilmente a sus familiares.

Destaca que en algunas familias existen casos de adicción u otros factores que llevan a los hijos o nietos a maltratar a los adultos mayores, éstos últimos por el vínculo familiar se resisten a solicitar ayuda, por lo que invita a pedir el apoyo de la UNIF, ya que dicha instancia los canalizará a las áreas que permitan atender la problemática de manera integral.

La UNIF que atiende los siete días a la semana las 24 horas del día, luego de recibir la llamada al 911, verifica el reporte, ya sea de omisión de cuidados, maltrato al adulto mayor o persona en situación de calle.

“Una vez que tenemos los datos, vamos al domicilio, vamos con la persona que está siendo vulnerada, y si no hay familia platicamos con los vecinos para conocer a dónde la vamos a canalizar”, explica.

Manifiesta que el objetivo de la Unidad no se basa en encarcelar personas, sino atender de primera instancia la emergencia, pero, de ahí, analizar la situación y buscar soluciones de fondo, como brindar atención de trabajo social, de psicología o buscar opciones que permitan canalizarlos a instancias que se requieran.

En los casos donde los adultos mayores denuncian que algún familiar hace uso de su pensión y del manejo de su tarjeta sin su autorización, Moreno Domínguez, manifiesta que se canaliza la queja a la Secretaría del Bienestar o la instancia que otorga el recurso para que realicen la investigación, quienes regularmente hace el cambio de la tarjeta o forma de pago.

“Ya que hicimos el reporte a las instancias, a través de nuestra área de Servicio Social, se verifica para revisar que el uso de la pensión sea en beneficio del adulto mayor y cese el abuso que se venía cometiendo”, indica.

 

DIF busca reintegrarlos a la vida productiva

A través del DIF se implementan diversos programas que buscan reintegrar al adulto mayor a la vida productiva, y en actividades recreativas que les permita lograr una calidad de vida, destaca Roberto Cárdenas Zavala.

El director del DIF señala que el programa de empacadores voluntarios, en los cuales muchos ancianos han transformado su vida, pues además de la convivencia, obtienen ingresos adicionales a sus pensiones, para completar la solvencia de sus necesidades básicas.

Así mismo, se cuentan con comedores, cada uno que atiende a 60 adultos mayores, en los que se ofrecen alimentos de forma gratuita de lunes a viernes. Además, se ofrecen talleres y pláticas en los municipios a través de los centros de Adulto Mayor.

El DIF Coahuila ha otorgado 66 mil 500 servicios, atenciones médicas, psicológicas, recreativas, notarias, registro civil, defensoría pública, estudios socioeconómicos, medicamentos, apoyos alimentarios, entre otros.

 

En México 7 de cada 10 sin planes para el retiro

Datos de la Asociación Mexicana de Afores (Amafore) arrojan que siete de cada 10 mexicanos no tienen ningún plan para el retiro y 44% no tienen ahorros, aun cuando se prevé que para 2050, existirán en México 36 millones de adultos mayores, y superarán a los jóvenes.

Se estima que en 2050 habrá un número mayor de adultos mayores que de jóvenes, sin embargo, hoy más del 40% de los mexicanos no tienen ningún ahorro o plan para el retiro que les garantice una vejez digna.

Según cifras del INEGI al censo más reciente existen en el país 10.9 millones de personas mayores de 60 años, lo que significa que seis millones de hogares tienen un adulto mayor como jefe de familia, 2.7 millones de ellos están compuestos por el adulto mayor jefe y sus hijos, y un millón de hogares están habitados por adultos mayores solos.

La Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro reveló que seis de cada 10 hombres y siete de cada 10 mujeres de entre 18 y 40 años aseguran que sus hijos o familiares los podrán mantener en la vejez.

Así mismo, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Práctica de Desarrollo Social (Coneval) en México cuatro de cada 10 jóvenes son pobres por la falta de oportunidades y acceso a la educación, vivienda y alimentación, por lo que sus ingresos no alcanzan a satisfacer sus necesidades básicas, por lo que una parte de este grupo de la población podría llegar a la vejez sin dinero y por lo tanto sin posibilidad de una vejez digna.

¿QUÉ DICE LA LEY?

Ley para la Familia de Coahuila de Zaragoza

Artículo 286. Las hijas o hijos están obligados a dar alimentos a los padres. A falta o por imposibilidad de los primeros, lo están los descendientes más próximos en grado. 

Artículo 287. A falta o por imposibilidad de los ascendientes o descendientes, la obligación recae en los hermanos por ambas líneas, en defecto de éstos, en los que fueren solamente por una de ellas.   

Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores para el Estado de Coahuila de Zaragoza

Artículo 27. La familia como célula fundamental de la sociedad e integrada conforme a la legislación civil del Estado, tiene el deber ineludible de ser la primera institución en reconocer que el lugar ideal para que las personas adultas mayores permanezcan es su hogar. Sólo por causas de fuerza mayor, enfermedad o abandono se situará en otro lugar que le sea apto y digno, bien sea en alguna institución asistencial pública o privada dedicada al cuidado de personas adultas mayores o en alguno otro que reúna tales condiciones.

Artículo 28. La familia de las personas adultas mayores, cualquiera que sea el parentesco que los una con ellas, deberá cumplir su función social; por tanto, de manera activa, constante y permanente deberá velar por cada una de las personas adultas mayores que formen parte de ella, siendo responsable de proporcionar, en la medida de las posibilidades, los satisfactores necesarios para su atención y desarrollo integral con el objeto de proteger, cumplir y gestionar los derechos establecidos a favor de dicho grupo social.

 

¿DÓNDE SOLICITAR APOYO?

DIF Coahuila: 8444173700/ 8444173983 /Redes Sociales

UNIF : 844 4104003 / 911 / Grupos de WhatsApp