Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Domingo 12 de Julio 2020
UnidadInvestigación
| | |

Veraneantes y paquetes de cigarrillos: Europa empieza a abrir sus fronteras

LYNXMPEG5E0FP-1.jpg,El puesto de control fronterizo Saint-Ludovic en la frontera franco-italiana después de que Francia reabriera su frontera a los italianos, ya que las restricciones de viaje de la enfermedad coronavirus (COVID-19) a través de Europa se han ido suavizando gradualmente, en Menton, Francia, el 15 de junio de 2020. REUTERS/Eric Gaillard; Crédito: ERIC GAILLARD, Reuters

LYNXMPEG5E0FP-1.jpg,El puesto de control fronterizo Saint-Ludovic en la frontera franco-italiana después de que Francia reabriera su frontera a los italianos, ya que las restricciones de viaje de la enfermedad coronavirus (COVID-19) a través de Europa se han ido suavizando gradualmente, en Menton, Francia, el 15 de junio de 2020. REUTERS/Eric Gaillard; Crédito: ERIC GAILLARD, Reuters

15 de Junio 2020
SALUD-CORONAVIRUS-EUROPA-FRONTERAS:Veraneantes y paquetes de cigarrillos: Europa empieza a abrir sus fronteras

Por Philip Blenkinsop

BRUSELAS, 15 jun (Reuters) – Los países europeos levantaron algunos controles fronterizos el lunes, mientras los casos de coronavirus disminuían tras tres meses bajo un estricto confinamiento, con los turistas alemanes escapando a destinos vacacionales y los franceses cruzando hacia Bélgica para comprar cigarrillos más baratos.

Sin embargo, la desescalada gradual del confinamiento en España, el rompecabezas de restricciones en distintos lugares y las nuevas formas de trabajo sitúan todavía muy lejos los niveles de viaje anteriores a la pandemia.

Los aeropuertos en Grecia permitían más vuelos internacionales mientras el país intentaba salvar su temporada de verano. Los turistas alemanes que acudían en masa a la vecina Dinamarca provocaban atascos de hasta 8 kilómetros y los italianos entraban en Francia para comprar cupones de lotería de “rasca y gana”.

España permitió la entrada a un grupo selecto de veraneantes procedentes de Alemania, mientras el Gobierno sopesa cómo hacer encajar el turismo de masas en la nueva normalidad. Los turistas hicieron cola en Düsseldorf para coger un vuelo del operador turístico TUI con destino Mallorca.

“Será más tranquilo de lo normal”, dijo un veraneante con una mascarilla y camisa de manga corta.

“Pero es una buena sensación que todo está empezando de nuevo. Que podemos viajar de nuevo.”

El área Schengen de 22 países de la UE, más Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza, que normalmente tiene sus fronteras internas libres de control, ha permanecido cerrada casi en su totalidad durante tres meses a todo lo que no fuera tráfico de mercancías o trabajadores esenciales.

Los máximos responsables europeos esperan que el alivio de los controles en las fronteras internas permita una reapertura gradual a otros países a partir de julio y resucite una industria turística estancada durante el confinamiento.

La comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, instó la semana pasada a los miembros de la zona Schengen a eliminar los controles en las fronteras internas antes del lunes, para permitir una reapertura gradual a otros países a partir de julio.

La medida podría ayudar a salvar la parte de la temporada de verano para la maltrecha industria de viajes y turismo de Europa. Junto al ocio y la cultura, el sector representa casi el 10% de la economía de la UE y una parte aún mayor en los países mediterráneos, algunos de los cuales fueron los más afectados por la pandemia.

Array

APERTURA DE SCHENGEN, PERO CON RESTRICCIONES

Desde Islandia hasta Grecia, muchas restricciones para los visitantes de la UE y del espacio Schengen se suavizarán el lunes, pero no será un regreso a los viajes sin restricciones para los 420 millones de habitantes del espacio Schengen.

España, por ejemplo, no permitirá la entrada de turistas extranjeros hasta el 21 de junio, con excepciones en algunas islas españolas.

En otros lugares, el derecho a viajar dependerá de la residencia y el destino de los viajeros. República Checa tiene un sistema de banderas, que impide la entrada de turistas de países “naranjas” o “rojos” como Portugal y Suecia.

Dinamarca permitirá la entrada de turistas de Islandia, Alemania y Noruega, pero no de Suecia, bajo la condición de que reserven al menos seis noches de alojamiento.

La cuarentena obligatoria de dos semanas de Reino Unido para los visitantes significa que los británicos se enfrentarán al mismo confinamiento en Francia.

En el aeropuerto de Bruselas, el primer día de la reapertura operarán alrededor de 60 vuelos, el 10% de los 600 vuelos de un día normal antes de la epidemia.

En Grecia, los pasajeros que llegan de aeropuertos considerados de alto riesgo por la agencia de seguridad aérea de la UE serán sometidos a pruebas de detección de coronavirus y a una cuarentena de hasta 14 días, dependiendo del resultado. Se mantienen las restricciones para los pasajeros procedentes de Reino Unido y Turquía. Las llegadas de otros aeropuertos serán sometidas a pruebas aleatorias.

Antes de la crisis, una media de 3,5 millones de personas cruzaban una frontera interna de la UE cada día, según un informe del Parlamento Europeo del año pasado, según el cual unos 1,7 millones de europeos se desplazan entre fronteras diariamente para trabajar.

Muchos de estos últimos trabajan ahora desde casa, mientras que se espera que las continuas restricciones y los problemas de salud frenen el turismo y los viajes de negocios.

En el pueblo belga de Macquenoise, los estancos hicieron “su agosto” cuando los ciudadanos franceses cruzaron la frontera para comprar tabaco más barato después de sufrir precios más elevados en casa desde mediados de marzo.

“Vale la pena el esfuerzo”, dijo Nadege Caplain, haciendo un viaje de ida y vuelta de 200 km (125 millas) a primera hora de la mañana para comprar cigarrillos para ella y su familia.

La Comisión Europea lanzó el lunes una página web, llamada “Re-open EU” (https://reopen.europa.eu/es), que ofrece información sobre los viajes hacia y dentro de los países de la UE, qué normas relacionadas con el coronavirus se aplican en cada caso y si están abiertas instalaciones como hoteles y playas.

Array

(Información de Philip Blenkinsop en Bruselas, Clara-Leila Laudette e Isla Binnie en Madrid, Catarina Demony en Lisboa, Richard Lough en París, Pascal Rossignol en Macquenoise, Jan Lopatka en Praga, Andreas Mortensen en Copenhagen; escrito por Phil Blenkinsop y Richard Lough; editado por Ros Russell y Giles Elgood; traducido por Michael Susin y Andrea Ariet en Gdansk)