Capital Coahuila
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinión / Rastro

Una visión peligrosa

Marcos Martínez Soriano
Marcos Martínez Soriano correo5345@correo.com
Hace 5 meses
Facebook Twitter Whatsapp

Ocurrió en Quechultenango, Guerrero –un pueblo de unos 30 mil habitantes– allá a inicios de diciembre del 2017. Acostumbrado a soltar la lengua sin que nadie lo cuestione, Andrés Manuel López Obrador anunció que de ser presidente ofrecería una amnistía a la delincuencia organizada “a fin de recuperar la paz en México”

De entrada, tan soberana estupidez pareció otra más de sus descabelladas puntadas. Solo a él se le puede ocurrir transar con delincuentes o con asesinos para que éstos dejen de asesinar. Se pasa de ingenuo, pisotea las leyes y las instituciones, ofende a familiares de desaparecidos y a miles de víctimas que han sido asesinados, secuestrados, extorsionados, mutilados o simplemente perseguidos por malandros de la peor especie.

Parafraseando a Mario Puzo en su novela “El Padrino”, AMLO insulta a nuestra inteligencia.

Lo peor vino después, cuando “El Peje”, lejos de corregir su postura, insistió en ella y la amplió. Recuerdo un artículo de Luis Cárdenas publicado por aquellos días en el que escribió “si se trata de proponer ocurrencias podemos proponer pena de muerte a quien consuma drogas, castigar con cárcel a quien escuche narcocorridos, darle una senaduría a El Mencho o hacer una fiesta nacional en donde todo el país prometa ser bueno”

De risa loca las propuestas, pero cien por ciento proféticas.

Y es que si bien AMLO no ha hecho senador a Rubén Oseguera Cervantes, alías “El Mencho”, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación pues sí se aventó el tiro con un ejemplar similar, el tal Napoleón Gómez Urrutia, cacique minero por herencia y quien huyó a Canadá antes de enfrentar la justicia tras robar a su gremio unos 55 millones de dólares

El Peje, de tal suerte, dio el primer paso ya como jefe de la “Mafia del Poder” y se nota a leguas que anda amafiándose con ratas tamaño caguama y disculpe mi incongruencia zoológica pero es la manera más clara de describirlo. No tarde el tabasqueño en jalarse –efectivamente– a “El Mencho” o fauna similar.

Recuerdo finalmente la respuesta de Ricardo Anaya, candidato del PAN a la presidencia, respecto a la intención de “perdonar” narcos y dijo, “tal propuesta no solo es una locura, sino una visión peligrosa”.

Es lamentable que tal visión pudiera gobernar México.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
MÁS DE OPINIÓN

En el tintero

Hace 2 meses
Capital Digital

Soberbia de Alta Pureza

Hace 2 meses
Capital Digital

Política pública

Hace 2 meses
Capital Digital
Capital Digital

No lo dejemos solo

Capital Digital