Capital Coahuila
PUBLICIDAD
Miércoles 16 de Enero 2019

Miércoles 16 de Enero 2019

UnidadInvestigación
| | |

Un salto

Foto: Julian Parra Foto Capital Media
|
30 de Octubre 2018
|

A LA BÁSCULA

Julián Parra Ibarra

El ejercicio de la consulta realizada para definir la continuación de las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) o sustituirlas por la propuesta de Andrés Manuel López Obrador, de construir un par de pistas en la base aérea de Santa Lucía, modernizar el actual y acondicionar el de Toluca -nadie puede decir que no-, es inédito en nuestro país, sobre todo en tratándose de una obra de una envergadura como ésta.

Nunca antes un gobierno había sometido a votación una toma de decisión en una obra de tal importancia, y menos cuando ya está en marcha y a la que ya se le han hecho millonarias inversiones que, de mantenerse la decisión anunciada este lunes por el presidente electo, se irán a ir al caño, al bote de la basura. Lo inédito del ejercicio, no significa que haya sido positivo.

Empresarios, inversionistas, analistas, coinciden en que la decisión de López Obrador traerá consecuencias negativas para el país, por donde quiera que se le vea. Ligado al anuncio del futuro presidente, se menciona la caída del peso frente al dólar en caso 50 centavos en relación a como cerró el viernes anterior la paridad frente a la divisa norteamericana, y al mismo hecho se le atribuye la caída de la Bolsa Mexicana de Valores 4.2 por ciento, el mayor descenso desde noviembre de 2016.

En realidad todo lo que rodea a AMLO ha sido inédito en este país: el tiempo que transcurrió a partir de la creación de Morena y el crecimiento exponencial que logró en la pasada elección; el volumen de votos alcanzado por un presidente en la historia reciente del país que lo convierte en el más votado; el hecho de que se haya posicionado mediáticamente en la forma como lo hizo a partir del 1 de julio y tener un ‘pregobierno’ que hace pensar que el 1 de diciembre más que tomar posesión va a rendir su informe; el hecho de que el presidente en funciones haya renunciado a los reflectores cediéndoselos totalmente a su sucesor, al grado que muchos le conocen ya como ‘el expresidente en funciones’.

En el transcurso de los próximos días se comenzará a ver si el salto que significó la consulta –tan cuestionada por muchos sobre su legalidad y que anticipa la posibilidad de amparos sobre todo por parte del sector empresarial-, será un salto a una nueva y eficaz forma de gobernar, o si resulta ser un salto al vacío.

Ya veremos, antes de su toma de posesión, el rumbo que representará para México el anuncio del presidente electo. El problema no es que Andrés Manuel se pueda o no equivocar, el problema es que las consecuencias de sus acciones –sean positivas o negativas-, van a ser endosadas a todos los mexicanos.

laotraplana@gmail.com

@JulianParraIba

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Más notas

Ex alcaldes de Sabinas y Ramos reciben nombramientos en el G [Leer más]

Cómo se debe leer [Leer más]

En los Pasillos [Leer más]

Espera Saltillo se normalice abasto de gasolina [Leer más]

Recomendados