Capital Coahuila
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinión / 

Pasta de Conchos

Capital Digital
Capital Digital redessociales@capitalmedia.mx
Hace 2 meses
Facebook Twitter Whatsapp

Capital del Acero

Jesús  Medina

No fue cualquier cosa lo que se dio de manera lamentable en el amanecer del 19 de febrero del 2006 en el Ejido Santa María, de San Juan de Sabinas, murieron 65 personas y se enlutaron a cientos de hogares en la Región Carbonífera de Coahuila.

Porque no solamente murieron maridos, perdieron la vida padres de familia, hermanos, la muerte ensombreció cientos de familias con aquella desgracia.

Un tema que nunca se olvidará en las familias que lo padecieron, lo sufrieron y lo siguen padeciendo, aunque ahora, en el transcurso de esta semana, se da una removida a las heridas aún vivas, a pesar de los 12 años que han pasado.

Nunca se terminará de escribir sobre Pasta de Conchos, en cada uno de los muchos hogares hay una historia y en la vida diaria de los municipios de la Región Carbonífera, exactamente igual, hay mucho por contar, de lo que se vivió realmente, no de lo que en primera instancia se manipulaba por algunos medios nacionales.

Recuerdo como el periodista Pedro Sevcec reclamaba a uno de los encargados de vigilancia de Pasta de Conchos el por qué se había permitido a un medio de comunicación estar a puerta de mina, en condiciones privilegiadas, la respuesta fue infantil… “se quedaron ahí porque se les acabó la gasolina”.

De estos doce años, la lucha sigue y entrevistar a Elvira Martínez Espinoza, de la Familia Pasta de Conchos, revive aún más aquellos días complicados, siempre es difícil hacer periodismo en base a desgracias, por más que quieras pasar desapercibido, nunca harás las cosas bien a pesar que tu sepas lo estás haciendo lo mejor posible.

El respeto al dolor era premisa fundamental en la cobertura, no podías publicar nada que ofendiera, porque al día siguiente los volverías a ver, a convivir con ellos, a compartir alimentos y de paso a la protección común del frío intenso, lo cual complicaba aún más la labor informativa. Piensas que el asunto avanza, que se cierra un capítulo, pero no.

En esta semana, Napoleón Gómez Urrutia da a conocer a un grupo mínimo de viudas de mineros caídos en Pasta de Conchos, que ha tomado el estandarte de hacer justicia para que así los que perdieron a un ser querido sepan que no están solos.

Lo hace en un afán de quitarse culpas, lo hace en un afán de justificar el porque los dejó solos hace 12 años. Promete 3 puntos esenciales a las viudas, son unas cuantas, las demás están en la Familia Pasta de Conchos, quienes no aceptan se les clasifique como viudas.

En los 3 puntos de la justicia que promete Gómez Urrutia está: Rescate de cuerpos de la Mina VIII, Pasta de Conchos, para que en una acción de justicia, las familias tengan a sus seres queridos en una sepultura a dónde acudir a rezarles o a visitarlos.

El otro punto, lanzando la tentación, hablando de dinero, les promete una grandiosa indemnización, acción de justicia laboral. En el tercer punto, aquí hay varios aspectos para analizar, abrir el juicio para que los responsables de esa desgracia vayan a la cárcel.

Para la Familia Pasta de Conchos no es solamente Germán Feliciano Larrea Mota-Velazco quien es culpable de esta desgracia, también lo es el líder sindical de aquel entonces que documentó una semana antes, que la Mina VIII del Complejo Pasta de Conchos de Grupo Industrial Minera México, estaba en condiciones seguras para operar, ese líder era Napoleón Gómez Urrutia, la mina estalló una semana después de firmado el documento de Seguridad Laboral.

Ahora, ya convertido en Senador y con un amigo mutuo con el personaje de mayor importancia en México, Gómez Urrutia se basa en esto para ser gestor de justicia a los que quedaron huérfanos, a los que se quedaron sin sus hijos, a las que perdieron a sus maridos. Por eso a nivel nacional Gómez Urrutia lanzó sus tres ofrecimientos de justicia.

La Familia Pasta de Conchos no lo cambia de cómplice de los Larrea, no le creen, ellos hacen sus gestiones por aparte, recurriendo a tribunales internacionales. Hasta la Próxima @jesusmedinaglz jmg1225@hotmail.com

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
MÁS DE OPINIÓN

En el tintero

Hace 5 meses
Capital Digital

Soberbia de Alta Pureza

Hace 6 meses
Capital Digital

Política pública

Hace 6 meses
Capital Digital
Capital Digital

No lo dejemos solo

Capital Digital