Capital Coahuila
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinión / 

El reino de la impunidad

Capital Digital
Capital Digital redessociales@capitalmedia.mx
Hace 3 semanas
Facebook Twitter Whatsapp

A LA BÁSCULA

Julián Parra Ibarra

La corrupción y la violencia, coincide la gran mayoría en este país, son los grandes males que nos aquejan a todos, y cuyo crecimiento exponencial en los años más recientes ha impedido que México tenga el crecimiento que debiera tener de acuerdo al esfuerzo de sus habitantes que son de los que más horas dedican al trabajo en el mundo.

Es cierto que esos dos son quizá los dos flagelos que más han golpeado a nuestro querido México, pero desde mi muy particular punto de vista, ambos, violencia y corrupción, no digo que estuvieran desaparecidos, pero sí al menos disminuido sus altísimos índices, si no existiera la impunidad, que es la que alienta a cometer cualquier tipo de delitos, sabedores de que en México son muy pocos los culpables que reciben un castigo. La impunidad es pues, el resorte que impulsa a ser corruptos y/o violentos.

Y ello nos lleva a ser testigos de los casos más inverosímiles, de los más diferentes ámbitos:

Que gobernadores saqueen al estado que ellos dicen que gobernaron; que desaparezcan 43 estudiantes -pero muchos miles de personas más son asesinadas o ejecutadas-; que por calles, pueblos o colonias transite un camión refrigerado atestado de cadáveres; que se linche o quemen vivas a personas inocentes solo porque alguien dijo que era un ‘robachicos’.

O que habitantes de una misma ciudad en la que seguramente se han cruzado al menos en una ocasión, coincidido en algún espectáculo, restaurante o paseo público, se enfrenten de manera tan brutal y bestial hasta llegar al límite del intento de homicidio solo porque le ‘van’ a equipos de futbol diferentes, aunque sean de una misma comunidad.

O que como troglodita un ‘empresario’ golpee de manera tan bestial a un vendedor de nieves, por que cometió el ‘gravísimo delito’ de instalar su vendimia en la misma acera que el restaurante de aquél, aunque no en la banqueta del negocio, mientras que su acompañante y ‘socia’ participa verbalmente en el ataque, pero blandiendo en todo momento un bate de beisbol de manera amenazante.

Mientras no haya castigos verdaderos y ejemplares a los responsables de estos y muchos otros delitos, México seguirá siendo el reino de la impunidad, y ante ello, difícilmente podremos vencer a los monstruos de la violencia y la corrupción. El que en la comisión de delitos en nuestro país en su mayoría se queden sin castigo, es un aliciente a seguir delinquiendo.

laotraplana@gmail.com

@JulianParraIba

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
MÁS DE OPINIÓN

En el tintero

Hace 5 meses
Capital Digital

Soberbia de Alta Pureza

Hace 5 meses
Capital Digital

Política pública

Hace 5 meses
Capital Digital
Capital Digital

No lo dejemos solo

Capital Digital