Capital Coahuila
PUBLICIDAD
Jueves 17 de Enero 2019

Jueves 17 de Enero 2019

UnidadInvestigación
| | |

A ver si les alcanza el vuelo

No available Foto Capital Media
|
28 de Agosto 2018
|

Saltillo, Coahuila / 28 agosto 2018

A la báscula

Julián Parra

Luego de la elección del 1 de julio pasado creció de manera exponencial el número de personas interesadas en afiliarse al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que el día de la jornada comicial fue una aplanadora que aplastó todo a su paso. La dirigencia nacional de éste que nació como asociación civil el 2 de octubre de 2011 y alcanzó el registro como partido el 9 de julio de 2014, tuvo que meter el freno de mano para impedir afiliaciones masivas y atajar el paso incluso de algunos infiltrados.

Hay muchos que piensan que por el simple hecho de pertenecer a Morena, si participan en una elección futura, tienen asegurada la victoria; como si éstos fueran los tiempos del viejo PRI que ser candidato por este partido era garantía de ganaría la elección para el puesto para el que competía. Estos son otros tiempos, pero algunos no lo quieren entender así.

Aunque formalmente Andrés Manuel López Obrador contendió por la Presidencia de la República, en los hechos se convirtió en el ‘candidato a todo’, a senador y a diputado federal; a gobernador, alcalde y diputado federal en las entidades en las que se realizaron elecciones concurrentes, y en la mayoría de ellas ganó y les dio el triunfo a los representantes de la Coalición ‘Juntos haremos historia’, en la que le acompañaron los partidos del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES).

Por la forma en que arrasó todo a su paso, muchos han volteado a ver a Morena como ‘la casa de los sueños’, donde por el simple hecho de entrar, éstos se cumplen sin más ni más. Sin embargo, en los estados donde el año entrante habrá elecciones locales, como Durango, donde se renovarán las 39 alcaldías, y donde Morena ganó la senaduría, las cuatro diputaciones federales, 10 de 15 de mayoría relativa en la elección para diputados locales y obtuvo cinco de representación proporcional –el PRI tendrá una bancada de cuatro, una de mayoría y tres de representación proporcional-, los tricolores quieren ser los aguafiestas diciéndoles a los morenos –muchos de ellos sus ex compañeros- que la del 2019 no será ni por mucho similar a la elección de 2018.

Los priistas dicen que, sin el nombre de Andrés Manuel en la boleta, la votación de los candidatos de Morena se desplomará al estrellarse con la realidad de los votos reales de cada candidato y aún de su partido, y que no logrará superar al número de votos tricolores que en la pasada elección –afirman- son sus verdaderos votos duros que les quedaron, mientras que los de Morena los consideran ‘de humo’, ficticios, irreales y que se esfumarán sin la presencia de AMLO en las boletas electorales.

Por ello, se antoja interesante seguir de cerca el comportamiento que tendrá el electorado de aquí a mediados de 2019 en los estados en los que habrá elecciones. Para ver si, en primer lugar, a Morena le alcanza el vuelo para volver a arrasar en las urnas; para saber si los primeros meses del nuevo gobierno incidirán en las elecciones locales; para comprobar si en estos comicios influirán más el comportamiento de los políticos y partidos locales, así como la problemática doméstica.

En calidad de mientras, creo que habrá un rico material para el análisis.

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Notas relacionadas

Califica AMLO de neofacistas mezquinos a quienes lo responsa [Leer más]

Proyectan dos nuevas universidades para Coahuila [Leer más]

Diputada se opone a legalización de uso recreativo de marihu [Leer más]

Entrega Riquelme su Primer Informe de Gobierno a los simpati [Leer más]

Recomendados