Capital Coahuila
PUBLICIDAD
Viernes 18 de Enero 2019

Viernes 18 de Enero 2019

UnidadInvestigación
| | |

Autoridades soslayan los riesgos naturales

Foto: Especial Foto Capital Media
|
29 de Mayo 2018
|

El coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, aseguró que en las diferentes administraciones y, pese a los diversos atlas de riesgo, hay algunas autoridades que permiten construcciones en zonas de riesgo por algún desastre natural.

Durante la presentación de la actualización del Mapa de Peligros del Volcán Popocatépetl a cargo del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el funcionario indicó que, sin duda, esta herramienta permitirá determinar las posibles comunidades en riesgo ante las condiciones de actividad del volcán, y lamentó que la cultura de la prevención no se haya generalizado a toda la población.

“Pese a los atlas de riesgo que se han editado, estatales y municipales, de repente llega una autoridad y abre el espacio de construcción en una zona de riesgo; y de alguna manera, nos olvidamos de esta condición y no respetamos las normas de edificación; no respetamos la norma de la preservación y las zonas inundables, las zonas de flujo”, indicó.

Mapa UNAM

Expertos del Instituto de Geofísica y del Centro de Geociencias de la UNAM presentaron la actualización, en la que se precisa que los estados de México, Puebla, Ciudad de México, Tlaxcala, y Morelos son los más vulnerables ante una erupción del volcán que traería consigo la caída de cenizas, lahares (flujos de lodo), oleadas piroclásticas, avalanchas y lava.

De acuerdo al mapa, el escenario más probable por caída de ceniza corresponde a erupciones más frecuentes con columnas de ceniza menores a 10 kilómetros, la zona más afectada con caída de ceniza de hasta un centímetro sería alrededor del volcán, pero la más ligera abarcaría hasta Chalco, Huejotzingo, Cholula y el centro de Puebla, entre otras localidades.

Los flujos piroclásticos son mezclas turbulentas de material volcánico y gas que se mueve por las laderas a velocidades entre 100 y 400 km/h, y temperaturas de hasta 700 grados celsius.

En explosiones de gran magnitud (menos probables), estos flujos alcanzarían hasta 30 kilómetros. Para el caso de la lava, el escenario de menor probabilidad, el flujo podría llegar hasta 23 kilómetros desde el cráter del coloso.

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD