Capital Coahuila
PUBLICIDAD
Martes 19 de Febrero 2019

Martes 19 de Febrero 2019

UnidadInvestigación
| | |

Tanatología, la disciplina para acompañar a quienes han perdido a un ser querido

Foto: Especial Foto Capital Media
|
02 de Noviembre 2018
|

Torreón, Coahuila / 2 Noviembre 2018

Por: Mariana Mejía

Lucía Rodríguez Pulido es tanatóloga hace más de diez años, su labor, consiste en acompañar a quienes han perdido a un ser querido.

Según relata, hay ocasiones en que se batalla para decir las palabras correctas, puede más el deseo de ayudar a aquellas personas que están pasando por un momento de dolor

Aunque el acompañar a otra persona en su dolor de haber perdido  a un ser querido no es fácil de sobrellevar, asegura que el trabajo va más allá de hablarles con palabras bonitas.

“No es nada más decirles que todo va a estar bien, que vienen tiempos mejores, se trata de realmente mostrarles empatía, de que vean que nosotras los entendemos, que podemos sentir su dolor, que sabemos de la situación difícil, que sientan realmente una conexión, que no nos vean como extrañas”, dijo.

Explicó que una pérdida, no sólo se refiere a una muerte, sino también puede ser una enfermedad terminal, un divorcio o incluso el perder un empleo.

Detalló que el servicio de tanatología se brinda únicamente si la persona afectada lo solicita, ya que por la magnitud de la pérdida, la decisión de pedir o no acompañamiento debe ser voluntaria.

“El proceso depende de la persona y de su avance, son máximo cuatro citas de acompañamientos los que normalmente se hacen, es importante que la persona tenga la iniciativa, a veces la familia nos busca pero si la persona no quiere, no podemos ayudarlo porque puede ser forzado”, comentó.

Indicó que una vez que se presenta la pérdida, se debe dejar por lo menos un mes que la persona pueda asimilar el duelo conforme a sus posibilidades porque en ocasiones, el atenderse con un acompañamiento de forma inmediata, pudiera traer alteraciones.

Alertó que el enfrentar una pérdida, no debe ser tomado a la ligera, por el contrario, respetar las etapas del duelo que en cada persona es diferente, pues mientras unos se enojan, otra persona puede llorar y otra canaliza su dolor sin tocar el tema.

“Aquí lo importante es que sepan que podemos ayudarlos en este proceso porque lo más triste es que no se habla de muerte, hay mucho miedo, les dicen que si lloran no dejan descansar a la persona fallecida y no es cierto”, declaró.

Finalmente, expuso que el no permitirte llorar la muerte de alguien, a la larga por reprimir las emociones puede ocasionar enfermedades como colitis y gastritis.

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Notas relacionadas

Tanatología, la disciplina para acompañar a quienes han perd [Leer más]

Por miedo a la muerte policías no tramitan testamento [Leer más]

Ofrece DIF Torreón el servicio de tanatología [Leer más]

Ante el calor, ejidatarios 'rematan' el ganado antes de que [Leer más]

Recomendados