Capital Coahuila
WWW.CAPITALCOAHUILA.COM.MX
Miércoles 19 de Febrero 2020
UnidadInvestigación
| | |

"Max" el perro "extraditado" para rehabilitación que al final fue sacrificado

Especial

18 de Octubre 2017
Tras el sacrificio de Max, el activista Raúl Julia se separó de su esposa

Ni el tiempo, ni el cambio de residencia lograron librar a Max de la muerte, la cual lo acechaba desde diciembre de 2016 tras haber mordido y causado el fallecimiento de un niño de tres años en Saltillo.

El perro de raza pitbull fue sacrificado en días pasados en California, tras haber agredido a una mujer, mientras caminaba junto al activista y fundador de “Paw Hills Pet Hot” Raul Julia Levy,  su defensor y persona que lo tenía en custodia mientras especialistas en comportamiento animal lo rehabilitaban.

La historia de Max llamó la atención, pues de acuerdo a la Asociación para la Defensa y Protección de los Animales A.C. (ADEPAC), fue el primer caso documentado en el que un perro acusado de agredir a una persona no sería sacrificado.

Todo comenzó el 1 de de diciembre de 2016, cuando Max fue acusado de haber atacado a Iker, un niño de 3 años que jugaba en la calle. Las heridas fueron tan graves que luego de una semana de hospitalización el menor fue declarado con muerte cerebral y finalmente falleció

Por estos hechos, Max fue entregado a la Policía y luego encerrado en un centro antirrábico de Saltillo durante 50 días, hasta que finalmente fue entregado en custodia temporal a la “Raúl Julia Levy Foundation”, en Malibú, California, donde especialistas en comportamiento animal lo rehabilitarían.

Durante este tiempo Max recibió tratamiento y de acuerdo al actor Raúl Julia, quien siempre ha defendido la inocencia del animal, logró cambiar el comportamiento hostil, provocado decía el actor, por el maltrato recibido en el antirrábico. Tanto que incluso se convirtió en su compañía y amigo.

Sin embargo, lo que parecía un cambio de vida para Max acabó cuando éste mordió a la esposa del activista.

Tracie Sorrentini, esposa de Raúl Julia denunció y exigió a las autoridades que mataran al can, ya que la mordió en la cintura y tobillo.

La muerte de Max llenó de tristeza al actor y provocó una fuerte confrontación con su esposa de quien finalmente se divorció, tras 7 años de matrimonio, pues incluso la acusó de odiar al animal.

“Exigió que lo mataran, ya que ella estaba llena de ira tanto que hizo firmar un documento a una de las empleadas que ella misma redactó donde decía que el perro la había atacado también cosa que fue totalmente falsa, hace cuatro meses nos divorciamos. Nos divorciamos porque yo preferí estar con mi perrito un ser indefenso inocente el cual fue una víctima de personas ignorantes”, explicó Julia Levy en redes sociales. La atacó afuera mientras yo lo caminaba y mi esposa se me acercó para decirme algo, Max reaccionó y la mordió en la cintura y el tobillo, de inmediato ella ordenó que le hablaran a la policía y la perrera”se llevaron a mi ‘Max’, detalló.

Mi “Max” no fue un simple perro fue un héroe , un ser que vivirá en mi corazón por el resto de mis días y así lo voy a recordar. Luche hasta las últimas consecuencias para salvarlo y no pude, perdóname mi pequeño. Mi ex esposa lo sacrificó.

Ninguna mujer está por encima de los derechos de mis perros. Y ahora empieza la batalla legal para recuperar lo que yo mismo construí durante mi matrimonio, señala en sus redes sociales el activista.

Ahora, la historia de Max ha cobrado nuevos tintes, pues al parecer se ha convertido en un pleito legal por los bienes del actor y activista con su ex esposa a quien señalan de haber planeado todo con la intención de adueñarse y tomar control de las empresas.

Encuentra más notas sobre