Capital Coahuila
PUBLICIDAD
Martes 23 de Julio 2019

Martes 23 de Julio 2019

UnidadInvestigación
| | |

Ayer un gran tifón, hoy tiembla en Japón

Foto Capital Media
|
06 de Septiembre 2018
|
Hay al menos 366 heridos, cinco de gravedad, y unas 30 personas permanecen desaparecidas después de que el terremoto de magnitud 6.7 grados

Un poderoso terremoto el jueves en Hokkaido, la isla más septentrional de Japón, desencadenó decenas de deslizamientos de tierra que aplastaron casas bajo torrentes de tierra, rocas y madera, lo que provocó esfuerzos frenéticos para desenterrar a los sobrevivientes.

Al menos nueve personas murieron, dijo el primer ministro Shinzo Abe. Funcionarios dijeron que al menos 366 resultaron heridos, cinco de ellos de gravedad, y que unas 30 personas permanecieron desaparecidas después de que el terremoto de magnitud 6,7 sacudió a los residentes de sus camas a las 3:08 a.m.

Casi 3 millones de hogares se quedaron sin energía por el terremoto, el más reciente en una serie agotadora de desastres naturales en Japón.

El sismo paralizó el negocio normal en la isla, ya que los apagones cortaron el agua a las casas, inmovilizaron trenes y aeropuertos, causaron cientos de cancelaciones de vuelos y apagaron los sistemas telefónicos.

En la ciudad de Atsuma, donde se colapsaron las laderas enteras, los equipos de rescate utilizaron pequeñas excavadoras y palas para buscar sobrevivientes bajo las toneladas de tierra que cayeron por las empinadas laderas de las montañas, enterrando casas y edificios agrícolas debajo. Las profundas colinas verdes de la zona estaban marcadas por cortes de color marrón rojizo donde la tierra se desprendía bajo los violentos temblores.

Veintiocho personas permanecían desaparecidas en la ciudad, dijo el alcalde de Atsuma, Shoichiro Miyasaka, a la emisora ​​pública NHK.

“Continuaremos buscándolos”, dijo.

Miyasaka dijo que la ciudad tenía comidas de emergencia para hasta 2 mil personas y que más de 500 habían buscado refugio en los albergues de emergencia.

Los deslizamientos de tierra arrasaron algunas casas y enterraron a otros. Algunos residentes describieron el despertar para descubrir que sus vecinos de al lado se habían ido.

“Todo se derrumbó”, dijo uno. “Es increíble.”

La única planta de energía nuclear de la isla, que estaba desconectada para controles de seguridad rutinarios, se cambió temporalmente a un generador de respaldo para mantener refrigerado el combustible gastado. Los reguladores nucleares dijeron que no había señales de radiación anormal, una preocupación después de un terremoto y un tsunami en marzo de 2011 que afectaron al noreste de Japón y destruyeron la energía externa y de respaldo de la planta nuclear de Fukushima Dai-ichi, lo que provocó colapsos.

La Agencia Meteorológica de Japón dijo que el epicentro del terremoto fue de 40 kilómetros (24 millas) de profundidad. Pero todavía causó estragos en gran parte de la isla relativamente escasamente habitada.

Muchos caminos estaban cerrados y algunos eran intransitables. NHK mostró a los trabajadores que se apresuraban a limpiar los cristales rotos y volver a instalar los paneles del techo que habían caído en el aeropuerto más grande de Chitose.

Japón está acostumbrado a lidiar con desastres, pero los últimos meses han traído una cadena de calamidades. El terremoto vino después de un tifón que levantó camiones pesados ​​de sus ruedas y desencadenó grandes inundaciones en el oeste de Japón, dejando el principal aeropuerto cerca de Osaka y Kobe cerrado después de que un camión cisterna chocara contra un puente que conectaba la instalación con el continente. El verano también trajo devastadoras inundaciones y deslizamientos de tierra debido a las lluvias torrenciales en Hiroshima y las temperaturas extremadamente altas en todo el país.

El primer ministro Shinzo Abe dijo que se enviarán hasta 25,000 soldados y otro personal a Hokkaido para ayudar con las operaciones de rescate.

Leer: Japón, en busca de los desaparecidos por lluvias

Como la frontera norte de Japón y una gran región agrícola con montañas escarpadas y vastos bosques, Hokkaido es un área acostumbrada a hacer frente a largos inviernos, aislamiento y otras dificultades. Pero los apagones provocados por el terremoto subrayaron la fuerte dependencia del país de los sistemas de energía vulnerables: sin electricidad, el agua se cortó en muchas casas, las líneas ferroviarias estaban inactivas y los sistemas telefónicos estaban fuera de servicio.

En la capital de la prefectura de Sapporo, una ciudad de 1.9 millones, el terremoto rompió caminos y derribó casas. Un deslizamiento de tierra dejó varios autos medio enterrados. Por la noche, las calles de la ciudad estaban a oscuras y las tiendas cerradas.

El ministro de Economía, Comercio e Industria, Hiroshige Seko, dijo a la prensa que el gran corte de energía fue causado por un cierre de emergencia de la principal planta de energía térmica en Tomato-Atsuma que suministra la mitad de la electricidad de Hokkaido.

La esperanza había sido restablecer la energía en cuestión de horas y algo de electricidad se estaba restableciendo gradualmente. Sin embargo, el daño a los generadores en la planta significaba que una restauración completa de la energía podría tomar más de una semana, dijo Seko.

Las empresas de servicios públicos estaban poniendo en marcha otras plantas térmicas e hidroeléctricas y la energía se restauró a 340 mil hogares, pero incluso con esos suministros provisionales, miles seguirán sin electricidad durante un tiempo.

Las autoridades enviaron vehículos generadores de energía a hospitales y otras ubicaciones y camiones cisterna de agua a las comunidades en Sapporo, donde los residentes estaban recolectando botellas para mantenerlas hasta que la electricidad y el suministro de agua del grifo vuelvan a estar en línea. Largas filas de personas esperaban para cargar sus teléfonos celulares en la oficina del gobierno regional de la ciudad.

El impacto del terremoto fue generalizado. Al norte, en la pintoresca ciudad de Biei, los residentes se alinearon afuera de supermercados y tiendas de conveniencia, limpiando rápidamente estantes de agua, papel higiénico y comida.

“Solo quedaron unos pocos cartones de ramen instantáneo”, dijo Mika Takeda, que vive en el pueblo de 10 mil. La única estación de servicio local limitaba a los clientes a solo 20 litros de gasolina, dijo.

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Más notas

Cede Guadiana a postura de AMLO; congela el fracking [Leer más]

Rosselló no intentará reelegirse, pero no renunciará [Leer más]

Pedirá Casa del Migrante cuentas a Alfonso Durazo [Leer más]

Entrega PRI Saltillo presea al mérito jurídico partidista [Leer más]

Recomendados